Esta página web es importante para mí. Aquí puedes opinar no solo acerca de su estilo y contenido, que por supuesto, incluye mis obras, sino también disfrutar de los videos, consejos y la música. No te vayas sin escudriñar todos sus rincones. Tal vez quieras participar escribiendo también. Mi deseo es ayudar a los que quieran escribir por primera vez. Ve a Contacto.
Haz clic en el libro para disfrutar
de una de sus historias

Música: «Carnivale Intrigue» Kevin Mac Leod

«Las kiss Goodnight» Kevin Mac Leod - Unknown Artist
00:00 / 00:00

Puedes detener la música si deseas

Escribir con pasión una historia   fantástica.

Cuando me decidí escribir acerca de Cuba comencé con la tarea de recolectar datos a través de amigos y conocidos; desde luego que contaba con mis propias experiencias y recuerdos. Aunque era pequeño, recordaba algo del gobierno anterior, así que con la ayuda de fidedignos testigos, pude elaborar un manuscrito confiable de la historia. No quería escribir un libro que hablara de política solamente, porque la política nunca fue de mis preferencias, pero sí deseaba plasmar en mi libro las verdades que ignoraba el mundo... que no fuera una historia fantástica, sino verdadera, porque existía una desinformación muy grande de parte del gobierno comunista. Lo ideé inicialmente como una novela romántica que al mismo tiempo destacara y revelara los hechos y las condiciones vividas por mí para abrirle los ojos a muchos no cubanos. Creo que lo logré, pues viviendo aquí en Los Estados Unidos, comprobé que la mayoría de las personas con las que conversaba acerca de la condición en Cuba (porque me preguntaban), ignoraban totalmente la realidad, el dolor del ciudadano humilde, y cuál era la realidad. Muchos tenían ideas erróneas ─muchas de ellas ridículas─ de lo que realmente pasaba en Cuba. Y es que lamentablemente, muchos cubanos, o exageraban, o sencillamente no decían las cosas como eran. Algunos extranjeros con los cuales compartí en lugares de empleo, o vecinos procedentes de América del Sur y Europa, me expresaban su sorpresa y me confesaban cómo les gustaba hablar conmigo acerca de la realidad que yo les mencionaba. Yo no les decía las cosas malas del gobierno solamente, sino las buenas, aunque fueran muy pocas, sin exagerar. Y eso les hacía felices.

     Espero que su experiencia al leerlo sea como el de la lectora Pino Naranjo, cuyo comentario comparto en la subpágina Noticias y eventos.

                                       Gracias.

 

         Descubre más en las pestañas arriba

      Este site foi desenvolvido com o construtor de sites
      .com
      . Crie seu site hoje.
      Comece já