NUESTRO PLANETA.

La estabilidad de la naturaleza ya no puede darse por sentado.

Durante generaciones, este Edén estable alimentó nuestra creciente civilización.

Pero ahora, en el espacio de una sola vida humana, todo eso ha cambiado.










6 visualizaciones0 comentarios
No olvides hacer un comentario, lo apreciaré mucho.